Usted está aquí: Inicio / 2016 / Mayo / Pedaleando contra las caries

Pedaleando contra las caries

Entre los más de 300 elementos expuestos en el Museo Histórico de la Facultad de Odontología de la UNC, es posible encontrar un torno a pedal de fines del siglo XIX. El antiguo instrumento sintetiza una época y da cuenta de una serie de transformaciones tecnológicas fundamentales en la disciplina dedicada a la salud dental. [18.05.2016]

Acciones de Documento
Pablo Carrizo
Por Pablo Carrizo
Redacción UNCiencia
Prosecretaría de Comunicación Institucional
pcarrizo@comunicacion.unc.edu.ar

Otoño de 2016 en la ciudad de Córdoba. Un torno zumba en una clínica odontológica. Algunos pacientes en la sala de espera comienzan a sentir que sus corazones se aceleran y un escalofrío corre por sus espaldas. Síntomas inequívocos de ansiedad y temor.

Pero el torno dental que conocemos, más allá de estar asociado al dolor, es un instrumento sofisticado que tuvo antecedentes mucho menos simpáticos. Originalmente, los primeros fueron herramientas basadas en la adaptación de taladros y piezas utilizadas en relojería. Pierre Fauchard, médico francés considerado el padre de la odontología moderna, introdujo hacia 1728 algunos modelos de tornos.

Tomando como referencia el mecanismo de la máquina de coser Singer, en 1871 el odontólogo estadounidense James Beall Morrison patentó el torno dental a pedal, que permitió que la odontología comenzara a desarrollarse como una profesión de vanguardia.

Precisamente, un torno a pedal utilizado entre los primeros años del siglo XX se encuentra expuesto en el Museo de la Facultad de Odontología de la UNC. El instrumento fue donado en 2015 por Víctor Hugo Hernández, profesional radicado en la ciudad de Unquillo. Ver galería de fotos.

Se trata de una pieza que funcionaba haciendo girar un volante por medio de un pedal y una biela,  trasmitiendo esos giros –por un sistema de correa y poleas– a la punta del torno, técnicamente denominada “fresa”. Esta pieza podía dar 800 vueltas por minuto si se mantenía el ritmo de una pedaleada por segundo. De este modo, las intervenciones en las bocas de los pacientes necesitaban varias horas para ser completadas.

Los tornos a pedal llegaron a funcionar con un máximo potencial a una velocidad de 2.000 revoluciones por minuto (rpm). El dato contrasta con la potencia de los más modernos, que funcionan con aire comprimido y pueden alcanzar hasta 500.000 rpm.
Aunque lentos e incómodos, los tornos a pedal implicaron en su contexto un cambio sustantivo en la práctica de la odontología, ya que hasta ese momento los dentistas sólo realizaban extracciones dentarias. Con la incorporación de este instrumento, comenzaron a introducirse prácticas de prevención y conservación de piezas dentales en la disciplina odontológica.

Reconocer procesos tecnológicos históricos para imaginar el futuro

El Museo Histórico de la Facultad de Odontología de la UNC fue inaugurado el 5 de mayo de 2014. Es un espacio abierto al público general que reúne, conserva y exhibe bienes materiales e inmateriales que testimonian el quehacer diario del odontólogo y la enseñanza de la disciplina.

Tamara Cortés, una de las coordinadoras del museo, analiza el vínculo con la investigación científica: “El valor que aporta este espacio es ayudar a comprender lo que representan las piezas y entenderlas como testimonio material de la cultura y el entorno del cual formaban parte. En ese sentido, muchos de los objetos dan cuenta del proceso tecnológico que ha atravesado la odontología como disciplina a lo largo de los años y nos recuerdan -en algunos casos- el carácter artesanal al cual está arraigada la profesión”.

El museo es coordinado por un equipo interdisciplinario que incluye la participación de bibliotecarios, una artista plástica y un comunicador. Además de sus funciones de conservación y exhibición, se propone como un espacio de producción de actividades culturales que ayuden a integrar a la comunidad de la Facultad de Odontología y de toda la Casa de Trejo.

Sobre el Museo Histórico de la Facultad de Odontología
El museo se encuentra abierto al público en general, su visita es libre y gratuita. Las visitas guiadas son de lunes a viernes en el horario de 10.00 a 12.00 hs. Está ubicado junto a la biblioteca de la facultad (Pabellón Argentina, ala izquierda. Haya de la Torre s/n, Ciudad Universitaria .
Coordinación y Gestión: Tamara Cortés, Ana Cecilia Díaz, María Cecilia Petrini.
Comunicación: Ana Paula Rial, Marco Tonelli
Museo Histórico Virtual: Carlos Facciano
Enlaces al Museo Virtual: http://museo.odo.unc.edu.ar/