Usted está aquí: Inicio / 2016 / Junio / “Proyecto expedición”, en los límites del arte y la ciencia

“Proyecto expedición”, en los límites del arte y la ciencia

Durante 2015 y 2016, siete artistas e ilustradores científicos se embarcaron en esta experiencia de investigación y producción artística que intenta poner a prueba las fronteras, las diferencias y las posibles similitudes en los modos en que cada uno de esos campos se acerca a la naturaleza. El proyecto está radicado en el Centro de Producción e Investigación en Artes (Cepia) de la UNC. [08.06.2016]

Acciones de Documento
Eloísa Oliva
Por Eloísa Oliva
Redacción UNCiencia
Prosecretaría de Comunicación Institucional
eoliva@comunicacion.unc.edu.ar

A través de viajes de campo a diferentes puntos de la geografía de Córdoba, los integrantes de Expedición ensayaron habitar esa zona de frontera entre arte y ciencia. A esos viajes les siguieron instancias de reflexión y producción, tanto individuales como colectivas, denominadas “Avances”. En ellas se expuso la producción de los artistas como resultado del viaje y se realizaron charlas-debate con el público, con el fin de abrir y hacer colectivo el proceso de reflexión.

“Es un proyecto de producción. Es interesante rescatarlo y pensarlo en el contexto de la academia, que trabaja la investigación en relación a un resultado material artístico y en un vínculo muy estrecho, en este caso, del arte con la ciencia”, apunta Carolina Senmartin, docente e investigadora de la Facultad de Artes y directora del proyecto.

Los integrantes lo definen como “una experiencia colectiva de producción visual” que busca generar cruces e intercambios metodológicos, temáticos, conceptuales entre sus participantes, que provienen de campos de trabajo diversos y poseen diferentes miradas sobre la naturaleza.

En el grupo no hay científicos, pero sí miembros relacionados con la ciencia. Es el caso de Silvana Montecchiesi, formada en biología e ilustradora del Museo Botánico de la UNC, y Manuel Sosa, quien cursó las carreras de geología y paleontología y se desempeña como ilustrador científico en el Instituto de Diversidad y Ecología Animal del Conicet.

“Es muy sensible y explícita la diferencia en el modo de plantarse frente al trabajo, frente a la naturaleza, en relación al resto del grupo”, anota Manuel. Y explica, por ejemplo, que él aporta métodos, prácticas y formas de plantearse las cosas propias de los científicos y los naturalistas, que fue adquiriendo a través de las carreras de paleontología y geología, donde el trabajo de campo y la extracción de materiales son muy fuertes.

Sin embargo, apunta: “Es una visión distante la que tiene el científico del campo. Siempre hay una vidriera o un lente con el que enfocar, no hay interacción más allá de la maravilla de ver o encontrar algo. En el arte hay mucha más interacción, se explora cómo lo exterior se refleja en lo interior, o se combinan, existe esa búsqueda, se espera que suceda algo en uno como sucede afuera”.

Gabriela Acha, por su parte, cuenta que especialmente a partir de la segunda salida –en la que fueron acompañados por biólogos del Instituto Multidisciplinario de Biología Vegetal (Imbiv) a la reserva Chancaní– pudo comprender que los científicos trabajan aspectos muy específicos dentro del ambiente, mientras que los artistas van por el todo, por la experiencia. La pregunta por la experiencia es, en parte, el punto nodal de “Expedición”, la vivencia del encuentro del sujeto con el objeto, el punto de partida para observar, los modos de abordar, los modos de preguntar y reflexionar.

La imagen de la que partieron fue la del “viajero expedicionario, el que descubre lo desconocido, el que clasifica y tiene ciertas maneras o normas convencionales de clasificación”, relata Senmartin. Y amplía: “En este proceso, el grupo ha ido haciéndose preguntas acerca de si ese era el lugar que a ellos les interesaba, desde qué lugar pensaban esta experiencia de producción e investigación entre el arte y la ciencia, cuánto había que desmontar acerca de aquellas ideas que venían naturalizadas”.

En relación a este punto, Manuel Sosa relata la experiencia del primer viaje: “Volvimos con la sensación de que nos habíamos puesto un personaje, el del expedicionario, y que realmente habíamos tratado de generar esa situación. La intención de tratar de meter lo científico, con una idea prefijada de qué es ciencia o, más bien, qué es la investigación en ciencias naturales y cómo meterlo en el arte. Tuvimos que reinventar esa aproximación”.

Frente a la pregunta de qué buscan, Gabriela Acha contesta que sobre todo se trata de “conocer los métodos y desvanecer las definiciones”. Y completa: “Tradicionalmente se entiende que el arte se encarga de lo emocional, lo sensible y la ciencia de lo racional. Están las ideas de lo útil y lo inútil, la ciencia como algo que tiene un objetivo claro y conciso, y el arte como algo que no tiene ninguna utilidad”. Y destaca que en la expedición con el grupo de biólogos “sucedieron un montón de cosas en relación a eso, por ejemplo que algunas investigaciones que ellos hacían no tenían en sí ningún fin”.

A partir del 9 de junio, en la Sala de Artes Visuales del Cepia, el grupo estará presentando el Avance N° 3, resultado de un viaje a la zona de la laguna Mar Chiquita y cierre del Proyecto.

Proyecto Expedición se realizó de acuerdo a una metodología prestablecida, que combinaba excursiones al campo con muestras y charlas llamadas “Avances”, ya que en ningún caso se trató de procesos clausurados, sino en construcción. La primera expedición fue a la localidad de La Paisanita, y dio como resultado el Avance N°1, en la Sala de Artes Visuales del Cepia. Inauguró el 27 de agosto y cerró el 3 de septiembre (2015).
El Avance N° 2 se llamó El objeto más ambiguo del mundo. Se inauguró el 3 de diciembre y cerró el 18 de ese mes (2015), y tuvo lugar en el Centro Cultural Casona Municipal. Esta segunda muestra surgió de un viaje a la reserva Chancaní, con un grupo de biólogos del Imbiv. Para la exposición utilizaron como disparador un fragmento del libro Estética. La cuestión del arte, de Elena Oliveras.
El Avance N°3 será la presentación de la última etapa del proyecto. La muestra inaugura el 9 de junio y permanecerà abierta hasta el 14 de junio, los días miércoles, jueves y viernes de 10 a 13 y de 15 a 18, en la Sala de Artes Visuales del Cepia UNC.
Proyecto Expedición
Directora | Carolina Senmartin, docente e investigadora Facultad de Artes de la UNC.
Integrantes | Dianela Paloque, Gabriela Acha, Manuel Sosa, Mauricio Cerbellera, Paula Roqué, Santiago Viale, Silvana Montecchiesi.
Pertenencia institucional | Proyecto radicado en el Centro de Producción e Investigación en Artes UNC.