Usted está aquí: Inicio / 2016 / Agosto / Desarrollan un biosensor para medir la graduación alcohólica del vino

Desarrollan un biosensor para medir la graduación alcohólica del vino

El dispositivo optimiza los tiempos de medición en la industria vitivinícola y es el primer desarrollo de NovoSens, uno de los proyectos alojados en la Incubadora de Empresas de la UNC. Es un buen ejemplo de cómo la investigación básica puede producir innovaciones que impacten positivamente en el sector productivo. [04.08.2016]

Acciones de Documento
Mariana Mendoza
Por Mariana Mendoza
Redacción UNCiencia
Prosecretaría de Comunicación Institucional
mmendoza@comunicacion.unc.edu.ar

Actualmente, el proceso de medición de la concentración de alcohol utilizado en las bodegas de mediana y pequeña envergadura de Argentina se realiza de manera casi artesanal: se destila cada muestra de vino, se mide su densidad -con un densímetro- y, de acuerdo a la temperatura del vino, se calcula la cantidad de alcohol que contiene. Todo el proceso implica entre 40 y 45 minutos.

Pensando en aportar innovaciones a ese nicho de la industria vitivinícola, NovoSens, una empresa alojada en la Incubadora de Empresas de la UNC desde 2014, desarrolló un equipo biosensor que reduce sustancialmente los tiempos de medición del alcohol. En lugar de destilar el vino, se coloca una pequeña muestra en el equipo y se obtiene su graduación alcohólica en el término de 2 a 5 minutos por cada muestra.

¿Cómo lo hace? El dispositivo utiliza un tipo de enzima (proteína que favorece o regula una reacción química) que convierte el alcohol en peróxido de hidrógeno y este es reducido electroquímicamente a una señal eléctrica. “En términos más básicos, la enzima se come a una molécula de alcohol y tiene un residuo que podemos medir y traducir en una señal eléctrica”, explica Lucas Colombo, ingeniero biomédico y cofundador de la empresa. En este sentido, aclara que el biosensor obtiene los mismos resultados que el proceso de destilación utilizado actualmente.

“La enzima está entrampada en un microambiente en el que se siente a gusto, por decirlo de alguna manera, no pierde su conformación y prevalece más tiempo que otros sensores descartables”, completa Fausto Comba, bioquímico y cofundador de NovoSens.

Del laboratorio al sector productivo

Los integrantes de NovoSens son egresados de la UNC, tres de ellos se doctoraron en Química y uno en Geología. Precisamente en el marco de su actividad científica surgió la inquietud de ir más allá de la investigación básica y tratar de aportar soluciones innovadoras que impactaran en el sector socioproductivo. 

Estos tres científicos emprendedores trabajan en el grupo de la Dra. Ana Baruzzi del Instituto de Investigaciones en Físico Química de Córdoba (UNC-Conicet), donde se desarrollan biosensores de uso médico utilizando enzimas para detectar glucosa y ácido láctico. “Se trata de biosensores con proyección en el campo de la medicina, aplicables en diabetes o en el deporte de alto rendimiento”, señala Andrés Colombo.

Ante la fuerte competencia existente en el campo de la medicina, decidieron orientar su emprendimiento hacia un nicho de la industria que no estuviera tan tecnificado y que encontrara utilidad a esta tecnología. Así llegaron hasta las industrias vitivinícolas, cerveceras o de producción de biocombustibles, que necesitan medir la cantidad de alcohol que se genera en los procesos de fermentación implicados en la elaboración de sus productos.

“Las bodegas grandes, las que producen más de 18 millones de litros anuales de vino, poseen una tecnología que cuesta alrededor de 800 mil dólares y mide alcohol además de otras variables. Pero las bodegas medianas, aquellas que producen por encima de 200 mil litros anuales, necesitan optimizar la medición del alcohol de sus productos. Hacia estas últimas está orientado nuestro desarrollo”, afirma Lucio Simonella y agrega: “Hay 980 bodegas en la Argentina, dentro de las cuales nuestro mercado objetivo serían unas 450 medianas y pequeñas empresas”.

Actualmente, el biosensor de alcohol de NovoSens está en la etapa final de armado del prototipo. Se destaca por poseer dos ventajas competitivas. Por un lado, obtiene los mismos resultados que el proceso de destilación, pero en un lapso de tiempo mucho menor. Por el otro, sus desarrolladores estiman que, una vez terminado, su valor comercial rondará los 20 mil pesos.

Momentáneamente, el dispositivo sólo mide graduación alcohólica, pero se proponen incorporar otras enzimas que les permitan medir glucosa, acidez total, y azúcar, entre otros parámetros. En esta línea ya tienen desarrollados el sensor de glucosa y el de ácido láctico.

NovoSens está integrado por Lucio Simonella, Fausto Comba, Lucas y Andrés Colombo. Para conocer más acerca de esta empresa seleccionada por la Incubadora de Empresas en 2014, ingresar en www.novosens.com