Usted está aquí: Inicio / 2014 / Diciembre / La comida del perro en vacaciones, un problema menos

La comida del perro en vacaciones, un problema menos

Un dosificador automático de suministros caninos. Esa fue la solución que un egresado de la carrera de Diseño Industrial de la Universidad Nacional de Córdoba ideó para uno de los principales problemas de quienes dejan su casa en busca del merecido descanso: ¿quién alimenta la mascota? La clave del desarrollo es un temporizador que puede programarse para que deposite una cantidad de alimento cada cierto período de tiempo. El aparato funciona con baterías y puede instalarse tanto en el interior de la vivienda como en el exterior. [18.12.2014]

Acciones de Documento
La comida del perro en vacaciones, un problema menos

El aparato permite regular la dosis diaria según las necesidades del animal, que dependen de su raza y tamaño

Candela Ahumada
Por Candela Ahumada
Redacción UNCiencia
Prosecretaría de Comunicación Institucional
cahumada@comunicacion.unc.edu.ar

Uno de los problemas más comunes para quienes tienen mascotas es quién las alimenta cuando sus dueños, por algún motivo, no pueden hacerlo. Un viaje, un fin de semana largo, o las vacaciones en verano, son algunas de las situaciones en las que esta labor diaria se vuelve un punto insalvable en la planificación.

Un egresado de la carrera de Diseño Industrial de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) ideó una solución para estos casos. Se trata de un dosificador automático de suministros caninos, que asegura el abastecimiento de alimento y agua potable de manera continua y programada hasta dos veces al día y durante un mes. El aparato permite regular la dosis diaria según las necesidades del animal, que dependen de su raza y tamaño.

El producto consta de cuatro módulos: dos principales (de anclaje y programación digital) y otros dos intercambiables (tolva de contención de alimento y el contenedor-bebedero), que se adaptan a los requerimientos de alimentación de la mascota, ya sea un cachorro o un canino adulto.

“El objetivo es ofrecer una solución práctica y económica, evitando a sus dueños ese trabajo”, señala Pablo Varela, responsable del diseño.

El joven explica que la principal diferencia con los productos de este tipo existentes en el mercado radica en que, en este caso, el aparato cuenta con un temporizador. “Funciona como un reloj despertador: se lo puede programar para que el dispositivo se active y vuelque determinada cantidad de alimento cada cierto tiempo”. Además, el volumen de agua se mantiene siempre al mismo nivel gracias a un sistema que actúa como el flotante de un tanque: cuando el animal bebe, se activa el ingreso del líquido hasta su nivel prefijado.

El dosificador se abastece de energía por medio de baterías, por lo que puede ser colocado tanto en el interior de la vivienda como en el exterior, al aire libre. Su armado y desarmado es muy sencillo: incluye una estructura principal que se monta en la pared, a la que se agregan distintos módulos, según la demanda del canino.

El desarrollo fue presentado como trabajo final de la carrera de Diseño Industrial de la UNC. A partir de ahora, las mascotas tienen asegurada la ración diaria para su óptima alimentación. Y sus dueños, liberados de esa responsabilidad.

Las ventajas del producto
Libera de la tarea diaria de proveer de agua y comida al animal ya que: permite cargar de alimento la tolva durante períodos mucho más prolongados.
Brinda una respuesta económica y tecnológicamente viable (está fabricado con materiales y componentes que se consiguen en el mercado local, a través de procesos de inyección de plástico y termoformado).
Permite diferentes configuraciones de armado, de acuerdo a la necesidad particular del canino y se puede instalar en todo tipo de ambiente (interior o exterior).
Se adapta a las necesidades de cualquier raza o tamaño, desde cachorros hasta mascotas adultas, gracias a que posee tolvas, comedero y bebedero intercambiables de diferentes tamaños.